Durante una década o más el científico Antonio Gentile fue considerado un "desaparecido político" durante la dictadura. En ese periodo se le hicieron recordatorios y homenajes en Bariloche. Pero Gentile está vivo y radicado en Nueva York. Esta extraño reportaje fue publicado en 2018 en Clarín.

Por Claudio Andrade

Un destacado físico nuclear, egresado del Instituto Balseiro (IB), que había sido denunciado como “desaparecido” durante la última dictadura militar, está vivo y radicado en el exterior, según se supo en Bariloche.

A lo largo de los años, Antonio Manuel Gentile recibió numerosos homenajes, se realizaron coloquios y charlas en su nombre y su fotografía acompaña cada acto en el que se recuerda a las víctimas de la represión del Estado entre 1976 y 1983. Sin embargo, una comunicación interna del Instituto que circuló hace un mes afirma que Gentile vive en Estados Unidos junto a su familia. En todo este tiempo nadie supo de su existencia y, según todo indica, él se mantuvo en silencio.

Las autoridades del Balseiro se enteraron meses atrás de que Gentile, hoy con 85 años, vive en el exterior, retirado y junto a los suyos. De modo sorprendente los directivos no emitieron ningún comunicado oficial para dar a conocer la noticia. Hasta el momento sólo enviaron una circular  -a la que tuvo acceso Clarín– a su cuerpo docente, donde hacen referencia al dato de manera escueta y con tono alegre.

El comunicado del Instituto Balseiro confirmando que estaba vivo en 2018.

“A los docentes del Instituto Balseiro”, comienza el texto que no llegó a ser difundido fuera del instituto. “Dada la información recientemente recabada sobre el Dr. Antonio M. Gentile, ex-alumno de la segunda promoción del Instituto, la dirección se complace en comunicar que Antonio se encuentra bien, tiene 85 años y vive en el exterior con su familia. Esta dirección ha podido comunicarse con él permitiendo así confirmar esta muy buena noticia tanto para sus compañeros de promoción como para toda la comunidad del Instituto Balseiro que durante tantos años lo ha recordado preocupada por su ausencia”. La circular lleva la firma de su director, Carlos Balseiro.

El artículo completo en Clarín